Hoy me gustaría hablarles sobre los cines y como estos llevan la situación del COVID-19, tanto con sus empleados como los clientes que llegaran a asistir a los distintos complejos.

Los cines reaperturaron en el mes de junio y con ello trajeron nuevas medidas para poder adaptarse de la mejor manera posible. Por disposición oficial los cines solo operaran al 30% de su capacidad habitual.

¿Es buena o mala idea asistir al cine?

Para responder esta pregunta tenemos que observar distintos factores para que nuestra visita sea lo más cómoda posible y disfrutemos de ella:

  1. No tener algún síntoma: Al asegurarnos de no tener ningún síntoma, no presentaríamos un problema para los demás ya que no podrían contraer la enfermedad de nuestra parte y así podríamos estar en un ambiente más tranquilo con los que nos rodean.
  2. No haber convivido con algún caso activo.
  3. Si contamos con un menor de 12 años y un adulto mayor a los 65 años en el hogar: Si contamos con alguno, es mejor quedarnos en casa para no exponerlos ya que es una parte de la población que podría verse más afectada.

En este momento tal vez te estés preguntando, ¿Qué tiene que ver eso con el cine? estos puntos que comenté hace un momento son de suma importancia para que nuestra estadía y la de los demás sea segura, asimismo para contar con un espacio que nos brinde confianza y seguridad al momento de asistir.

Entonces, ¿Por qué los cines son un lugar seguro?

Al visitarlos podemos encontrar distintas medidas que se tomaron para hacerle frente a esta nueva normalidad en la que nos encontramos actualmente.

En las distintos complejos que podemos encontrar en Cancún se toman las siguientes medidas:

  1. Cuestionario de síntomas y verificación de temperatura de los empleados.
  2. Los empleados cuentan con careta y cubrebocas.
  3. Uso de uniforme únicamente en el horario laboral.
  4. Permitir el acceso únicamente a clientes que porten cubrebocas.
  5. Toma de temperatura y aplicación de gel antibacterial a los clientes al ingreso del establecimiento.
  6. Limpieza y desinfección constante de salas, áreas de uso común y baños.
  7. Alimentos y bebidas entregadas con la mayor seguridad posible.
  8. Filas con separaciones cada 1.5 metros.
  9. Salas con puertas abiertas para una mayor ventilación.
  10. Butacas con separación para respetar la sana distancia.
  11. Los empleados guardan una sana distancia con los clientes.
  12. Los alimentos se preparan con guantes y estos se tiran una vez que se entreguen los alimentos.

¡Sin duda puedes disfrutar de tus películas favoritas con la mayor confianza y seguridad posible!

En el vídeo compartido por la  Sociedad Mexicana de Salud Pública A.C. podemos conocer más acerca del tema.


También te puede interesar: Conoce sobre el hotel Seadust y su gran reapertura en esta nueva normalidad.