Entonces llega el medio día, toca un refrigerio, una pequeña ensalada. Pero sientes que no es suficiente y terminas por comprar un paquete de galletas, ¿estás seguro que era hambre fisiológico o más bien se trata de un hambre emocional? 🤔

Hambre Emocional-1

¿Qué es Hambre Emocional?

Es aquel que tiene una relación directa con tus emociones y no con tus necesidades biológicas. Aquel que cuando se experimenta se enfoca en un alimento específico, ya sea alta en azúcares o grasas, un “antojo”. Esta sensación de necesidad de comer no suele saciarse y busca consumir en grandes cantidades dicho antojo.

Esto a la larga se convierte en un problema, ya no comes por necesidad nutricional, comes por la ansiedad que te genera el querer satisfacer dicho hambre para sentirte de nuevo falsamente “bien”.

¿Cuál es la relación entre nuestro cuerpo y las emociones?

Según la RAE una emoción es una “Alteración del ánimo intensa y pasajera, agradable o penosa, que va acompañada de cierta conmoción somática.” Por lo tanto, una emoción es una respuesta psicofisiológica de las personas a los estímulos internos y externos, los cuales tienen influencia en diferentes niveles en cada persona. Es este sentido, una emoción no tendría que ser “buena” o “mala”, sólo es una señal de lo que está sucediendo en nuestro exterior o interior.

¿Es malo el Hambre Emocional?

En el crecimiento y desarrollo como seres humanos, tenemos como parte de nuestra cultura la alimentación emocional, sin un fin negativo. Ya sea un pastel para celebrar un cumpleaños, chocolates para llevar a una cita, o una caja de dulces como regalo.

Sin embargo, se convierte en un problema cuando la comida con la que nos alimentamos la elegimos de manera inconsciente y le permitimos adquirir una función reguladora de nuestras emociones. Todo lo que consumamos siempre debe de ser de manera consciente, aunque en ciertas ocasiones sólo sea por placer, una satisfacción temporal.

¿Cómo lo identifico y qué puedo hacer?

Te presentaré algunos ejemplos de antojos comunes emocionales con sus respectivas alternativas por parte de la Nutrióloga Andrea Solorio. Esperando que puedas identificarlas con mayor exactitud y buscar la forma más sana de evitarlo, así como corresponder a tus emociones.

Hambre Emocional-2

La alimentación tiene una relación directa en cómo nos sentimos, hay comidas que generan una sensación de bienestar a corto plazo, y otras que al consumir frecuentemente nos ayudarán a sentirnos mejor por mucho más tiempo. Es importante cuidar lo que comemos, mucho más ahora que nuestra salud es una prioridad.

¿Quieres conocer con mayor profundidad sobre el tema? Te invito a consultar el Blog Centro de Nutrición Julia Farre 😉.

¿Conocías el hambre emocional?, ¡cuéntanos tu experiencia!, ¿qué otros tips conoces para sentirte bien sin comer comida chatarra? 😋🌺🤩 ¡nos leemos pronto!


También te puede interesar: Tres recetas fáciles y saludables para fortalecer tus defensas

Banner Google News 2

Déjanos tu comentario