Max Calderón | R360

CANCÚN, QRoo.- Todo pasó muy rápido. La primera vez que supe de este tema fue a través de un meme, cuando lo vi no le tomé importancia, es un meme y ya está -dije al principio-. “Eso solo pasa en China” declaraban las personas en las redes sociales, lo veíamos como una problemática lejana que nunca nos iba a suceder.  

Los casos pasaban de dos personas a 100 en tan solo una semana en países como Italia y España; un chiste, decíamos todos. Si comemos de un asador que fue limpiado por una cebolla, ¿qué nos puede pasar? Más de 200 mil casos en 162 países, llegó lo inevitable: 11 de marzo, el director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, declara que oficialmente el Covid-19, mejor conocido como Coronavirus, era una pandemia mundial. 

Un día después, las redes sociales inundadas por fake news causaron que miles de personas entraran en pánico: supermercados saturados, el desabasto de papel higiénico, cubrebocas y gel antibacterial fue casi inmediato; lo que la mayoría de la gente no sabía es que todas estas acciones podrían llevarnos a un riesgo mayor de contagio y más pánico.

Bastaron solo días para que escuelas y múltiples establecimientos cerraran sus puertas como medida de prevención. Finalmente, la universidad a la que asisto canceló clases presenciales y de inmediato retomamos clases en línea.

Ya hacía días que estaba en cuarentena; los primeros dos me sentía increíble, sin responsabilidad alguna, en casa viendo películas y comiendo cuanta comida chatarra se me atravesara. Sentía por fin tomar un respiro después de tanta semana de escuela. Al tercer y cuarto día empezaba a extrañar mi rutina: despertar, bañarme, desayunar, ir a la escuela, convivir y reír con mis amigos para después ir a comer con ellos “a echar el chisme”, como nosotros decimos.

Siempre he sido alguien muy hiperactivo, a pesar de tener a mi madre y a mi hermana en casa, necesitaba ver a alguien más, no podía seguir viendo películas todo el día en mi casa; empecé a sentirme ansioso y a tomar cierto odio por el coronavirus.

Llego el quinto día de la cuarentena: 93 casos de coronavirus confirmados en México (al 19 de marzo), a solo siete casos de convertirse en fase dos. No fue hasta este día y al leer estos datos que tomé conciencia: ¿qué harías si tu abuelo, abuela, tío e incluso madre, fallecieran a causa de este virus? ¿Seguiría siendo un meme para ti?

También te interesa: Crónica: En tiempos de una pandemia

A veces las cosas malas nos tienen que suceder para entender las cosas, pero este no es el caso, está en nuestras manos controlar este virus; seamos el cambio que tanto exigimos para nuestra generación y #QuédateEnCasa.