¿Alguna vez te has encontrado con algunas iguanas rayadas en la playa? ¿Entre los arbustos? ¿Sobre el pavimento? O incluso ¿en tu propia casa? Si vives o has visitado cualquier región cerca de la Península de Yucatán, seguro responderás que sí, pues es muy común encontrarlas en todas partes, ya que este es el hábitat natural de ellas, con climas calientes o templados y con humedad. Además de que buscan altitudes al nivel del mar, y  sus actividades son más terrestres que arbóreas.

¿Cuál es la iguana de la que hablo?

Hablemos de una especie de iguana específica, porque existen varias; en este lugar, se halla normalmente la iguana rayada (Ctenosaura similis), que quizá recibe el nombre por su apariencia, de colores entre grises y cafés, con rayas que parecen anillos en su cola, la cual también tiene espinas. Un tip para diferenciar a los machos es que llegan a medir hasta metro y medio, las hembras en cambio, menos de un metro. Se les identifica entonces por su longitud, al igual que por su cresta dorsal y papada, que es más prominente en los machos.

Iguanas rayadas

¿A qué se dedican las iguanas rayadas?

Normalmente verás a las iguanas muy ocupadas tomando el sol, pues necesitan una temperatura corporal de entre 28° y 35° para tener la energía de buscar alimentos. Su dieta es normalmente herbívora, pero llegan a comer insectos. Las iguanas suelen ser solitarias y territoriales, a excepción de cuando es época de apareamiento, entonces el macho alfa se rodea de múltiples hembras.

Iguanas Rayadas

Hay muchos datos interesantes sobre las iguanas,  como su gran habilidad corriendo, pues llegan a alcanzar hasta treinta y cinco kilómetros por hora, siendo el lagarto más veloz de la tierra. Otras características son su destreza al trepar y que logran aguantar quince minutos bajo el agua.

¿Cómo debo actuar si veo una iguana?

Si tú estás de paseo por la Península de Yucatán y ves a uno de estos animalitos, debes tomar en cuenta los siguientes puntos:

  1. Las iguanas rayadas en esta zona son fauna endémica.
  2. Lo que está en la naturaleza no te pertenece, ella está en su hábitat natural.
  3. No tienes razones para tocarla.
  4. Si no está en un área verde, puedes ubicarla en una que sí lo sea, de preferencia puedes hablar a un experto.
  5. Si intentas hacerte cargo de ella, es muy difícil que se adapte a ser tratada como una mascota, así que no lo hagas.

También hay algunas personas que están haciendo acciones para que las iguanas se sientan mejor, pues al final las iguanas son inofensivas y frágiles. Tan solo es otra especie con la que estamos acabando por descuido humano, pues su principal peligro es el hombre, con la caza y despojo de su hábitat. Así que aprendamos a convivir tranquilos entre las iguanas.


También te puede interesar: Adopta un perro en vez de comprarlo.