kim ji-young
kim ji-young

El feminismo surcoreano: Kim Ji-Young nacida en 1982

“¿No puedes dejar de decir que me vas a ayudar? Me hablas de ayudar en las tareas de la casa, en el cuidado de la niña e incluso en mi posible nuevo trabajo. Pero ¿esta no es también tu casa? La niña, ¿acaso no es también tu hija? Y si trabajo, ¿gasto yo sola el dinero que gano? ¿Por qué hablas como si me estuvieras haciendo un favor?” – Kim ji-young

¿Quién es Kim Ji-Young?

Kim Ji-Young, es una mujer surcoreana que lleva una vida “normal”. Nació en 1982, está casada, tiene una hija y vive en Seúl. También, su nombre es el más común entre las mujeres que nacieron en el mismo año que ella. Su historia es tan usual, que en ocasiones pareciera que es la historia de una misma.

Desde muy pequeña, aprendió lo que significaba ser niña en un país como Corea del Sur, donde los estereotipos y los roles de género están a la orden del día.

Este libro, es un viaje cronológico por la vida de Ji-Young, junto a ella, nos enfrentamos al desprecio que hay por las mujeres desde su nacimiento, a la discriminación de género en las escuelas, al acoso sexual por parte de los compañeros de clase que posteriormente se manifiesta en el trabajo y finalmente, a la desigualdad de oportunidades laborales que existen para las mujeres que se convierten en madres.

Durante esta obra, comprendemos que Kim Ji-Young sabía, desde antes de nacer, que su vida se vería condicionada por el hecho biológico de haber nacido mujer en Corea del Sur.

La novela que revolucionó Corea del Sur

Cho Nam-Joo (Seúl, 1978) autora de esta obra, es considerada precursora del movimiento #MeToo en Corea del Sur. A partir del lanzamiento del libro en 2016, la conversación alrededor de la desigualdad de género, el acoso sexual, el techo de cristal y el fenómeno del molka (cámaras escondidas), tomó impulso, tanto, que la novela inspiró una nueva legislación, “Leyes Kim Ji-Young”, contra la discriminación de género en el trabajo.

La novela vendió más de un millón de copias en Corea del Sur. Además, ha sido traducida a 18 lenguajes y cuenta con una adaptación cinematográfica, protagonizada por Jung Yu-mi y Gong Yoo.

Portadas Kim Ji-young
La novela ‘Kim Ji-Young, nacida en 1982’ de Cho Nam-joo ha sido traducida en 18 lenguajes.

Mientras leía Kim Ji-Young nacida en 1982, me sorprendió las similitudes que encontré entre la violencias que niñas y mujeres surcoreanas enfrentan desde temprana edad, con la que sufren mujeres mexicanas y latinoamericanas.

La autora nos relata el momento en el que la protagonista vive una situación de acoso en el transporte público, que pronto escala a acoso callejero. Una mujer que observó toda la escena en silencio, decide socorrerla antes de que las cosas se tornaran violentas, Kim Ji-Young, aún asustada le agradece a la señora, a lo que ella responde con: “La culpa no es tuya.” Y le asegura que hasta ella ha sido víctima alguna vez, que el problema eran ellos, no ella.

Es en momentos como este, -durante la lectura-, que una va relacionando las historias con las experiencias mismas. Esta novela no es el relato de sólo una mujer, si no de generaciones enteras que se han visto sobajadas por ideologías, conductas y leyes. La lectura fluye como una conversación con tu mejor amiga, y compartes sentimientos de fastidio, hartazgo, pena y tristeza.

Kim Ji-Young es el testimonio de su época

Nam-Joo, con formación profesional en sociología y más tarde en guionismo, también enciende los focos rojos que parpadean en nuestra cabeza, al brindarnos datos sobre las situación de desigualdad que azota a las mujeres surcoreanas.

Corea del Sur, es la nación con la mayor brecha salarial entre hombres y mujeres dentro de la OCDE. Según las estadísticas de 2014, si el salario medio de los hombres fuera de 1.000 dólares, el de las mujeres de los estados miembros de esa organización internacional sería de 844, y de apenas 635 en el caso de las surcoreanas (OCDE, 2014).

Otro dato interesante, es el tiempo libre de las mujeres que se dedican completamente al cuidado de hijas e hijos menores de dos años, es de aproximadamente cuatro horas y diez minutos al día. Mientras, que el de las mujeres que dejan a sus hijas e hijos a cargo de instituciones de cuidado infantil, es de cuatro horas y veinticinco minutos (Revista Hankyoreh 21).

“La historia de Kim Ji-Young ya no es sólo mía”

En una entrevista con la agencia EFE (2019), Cho Nam-Joo comparte que desde un principio deseó que la novela llegase y conmoviese al mayor número de mujeres posible. Por lo que tomó como referencia, experiencias contadas por mujeres en foros de internet, reportajes, entrevistas o libros sobre la vida y trabajo de diversas mujeres.

Pronto, después de su publicación y el éxito que el libro alcanzó, sintió que la historia cobró vida propia, se convirtió en un ente que motivó a más personas a hablar, a reflexionar, por lo que confiesa que “La historia de Kim Ji-Young ya no es sólo mía”.

Autora Cho Nam-joo
Cho Nam-Joo. Foto: The New York Times

Por eso para mí, esta lectura está construida desde la empatía, al decidir escuchar a las demás. Durante todo el libro, la autora nos comparte las historias de las mujeres que rodean a Ji-Young, y podemos ver cómo se entrelazan todas esas vivencias con las de la protagonista, tanto, que a veces, es difícil diferenciar entre lo que le sucede a nuestra protagonista con lo que no.

Una historia que se siente propia

Leyendo Kim Ji-Young nacida en 1982 solté lágrimas. Muchas eran de empatía, otras, porque tocaron un espacio muy cerca de los recuerdos que guardo en una cajita, una cajita con las palabras “NO ABRIR” escritas sobre la tapa con marcador rojo.

Durante la novela, me sentí escuchada, comprendida, y al poder reconocer estas emociones, fue cuando me cayó un ‘balde de agua fría’; la violencia contra las mujeres provoca secuelas en todas nosotras, sin importar la ubicación geográfica o el contexto generacional. Podemos entender el miedo, el enojo, la desilusión y la indiferencia que las compañeras surcoreanas viven y que se sienten muy parecidas a lo que se vive en nuestro país.

Kim Ji-Young nacida en 1982 es el testimonio de una madre, de una esposa, de una hermana, de una hija, de una amiga, de una compañera, de una mujer.


Te puede interesar: ¿Ya conoces el disco menstrual? ¡Mira de qué se trata!

Banner Google News Así es Cancún

Déjanos tu comentario
Banner Google News Así es Cancún

Somos un medio de comunicación digital emprendedor e independiente. En Así es Cancún hacemos periodismo independiente y socialmente responsable. Nuestro compromiso es con los lectores y somos completamente libres en cuanto a nuestra línea editorial.

Tu apoyo y colaboración son fundamentales para continuar haciendo más y mejor periodismo independiente de calidad para nuestra querida ciudad.