Una de los avenidas que más cariño le tienen los cancunenses, debido a que ha estado presente desde que se fundó Cancún, es la avenida Yaxchilán. Ahí las personas se paseaban los domingos para caminar y disfrutar su gran variedad de restaurantes. Las supermanzanas que lo conforman son: 20, 21, 22, 23, 24, 25.

Con el tiempo las cosas cambiaron, sobre todo después del huracán Gilberto en 1988, y lo que era una zona para caminar poco a poco se fue convirtiendo en una zona fantasma; la mayoría de los establecimientos cerraron. 

Pero aún hay esperanzas para salvar esta avenida, ya que recientemente se han ido abriendo diferentes lugares de comida mexicana y hoteles en la zona.

HISTORIA DE LA AVENIDA 

Desde 1970 cuando los ingenieros y arquitectos llegaron de otras partes del país para crear Cancún, primero se enfocaron en la Zona Hotelera y ya en 1972 fue cuando planearon lo que sería el centro. En 1976 fue cuando empezaron a construir las avenidas y calles principales, entre ellas la Yaxchilán.

Al comienzo las calles aún no estaban pavimentadas y ahí vivían los primeros habitantes de Cancún junto con sus familias. En esta avenida se empezaron a ver los primeros comercios de abarrotes; la primera farmacia París que aún opera y florerías, entre otros negocios.

En estas calles se abrieron diferentes oficinas como la de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC). Con el crecimiento de la población esta arteria se volvió una zona comercial.

Se empezaron abrir hoteles como María de Lourdes, Xbalamqué y Gran Caribe Internacional, lo que hizo que en la avenida Yaxchilán hubiera vida nocturna con la apertura de bares con música en vivo y restaurantes, volviéndola un punto importante para los locales que iban a divertirse.

Entre los restaurantes que se abrieron estaban Los Arcos, Los Pericos, La Placita y La Parrilla, entre otros, que tuvieron un enorme éxito,  las personas hacían grandes filas para entrar.

HURACÁN GILBERTO

Uno de los primeros desastres que vivieron los cancunenses fue el huracán Gilberto en el mes de septiembre de 1988, que destruyó varios sitios de Cancún. Cuando pasó esto, muchos hoteles de la avenida Yaxchilán sirvieron como refugio para los turistas, que se encontraban en la Zona Hotelera.

Con esto el turismo hacia Cancún se paró; la ciudad necesitaba recuperarse y negocios de la zona cerraron, ya que la economía de la población se vio  afectada fuertemente.

UNA NUEVA ESPERANZA

Debido a que está en el primer cuadro de la ciudad y su cercanía con lugares como el Parque de las Palapas, la estación de autobuses del ADO y el Mercado 28, entre muchas otras, se abrieron nuevos lugares.

En esta zona los turistas caminan por sus calles para apreciar cómo es la ciudad y como vibra. Los hoteles que se encuentran ahí son más económicos, así que son perfectos si alguien busca algo más sencillo; ideales para las familias.

Además de que se han abierto diferentes negocios de entretenimiento para la gente local y turistas que estén buscando algo diferentes, se puede encontrar en esta avenida desde comida mexicana, música en vivo, mariachis, discotecas y una serie de bares.

También te interesa: Atrévete a hacer una rodada nocturna

¡La avenida Yaxchilán, no te la puedes perder. Vísitala!

Déjanos tu comentario