Por Amanda Vaca

CANCÚN, QRoo.- Al empezar con la cuarentena, siento incertidumbre y me preocupo al pasar de las horas. La idea de quedarme en casa todos los días sin mucho qué hacer, y con temor a salir a la calle, me atormenta.

Cada día son más los casos de personas infectadas por el Covid-19, más casos de situaciones desafortunadas que no solamente un país, sino todo el mundo tiene que enfrentar ante esta pandemia. El virus se ha intensificado y esto ha causado gran preocupación y desesperación entre la mayoría de las personas en el mundo.

Fue hace aproximadamente dos semanas que han surgido cambios drásticos en nuestra sociedad, y junto a esto, se ha producido un caos en la población. Alrededor del mundo, países están tomando las medidas sanitarias y de seguridad que sean consideradas necesarias para que el virus disminuya y se esparza lo menos posible.

Lo que este virus está produciendo no solamente está afectando a la salud de las personas, también a la economía y el estilo de vida de muchos.

Al pasar de los días, varios países cierran sus fronteras y niegan el ingreso aéreo o marítimo para cualquiera que venga de lugares altamente infectados por el Covid-19, como Europa y Asia. Esto lo hacen para tomar medidas de seguridad, pero de esta manera, cientos de personas no pueden regresar a su país o salir de alguno que estén visitando.

Al ser extranjera, y también siendo la primera vez que yo enfrento un virus de esta magnitud, he pasado momentos difíciles al tener que pasar por todo esto, sola.

El primer obstáculo que enfrenté fue el estar en un país ajeno, donde la preocupación por mi familia, y la necesidad de estar cerca de ellos en momentos tan difíciles, crece aún más.

En Ecuador, mi país, los casos aumentan en estadísticas de aproximadamente 50 personas (antes del 23 de marzo) por día, haciendo que muchos se contagien y la situación esté al borde del descontrol. Como varios otros países, ha entrado en cuarentena y solamente sus habitantes pueden salir si es para cosas específicas.

El segundo obstáculo que he enfrentado ha sido estar días enteros en casa, encerrada, sin mucho qué hacer. Al haber discutido de este malestar con mis amigas cercanas, caímos en cuenta que debemos tener los días planificados para que podamos ser productivas y trabajar con lo que tenemos.

Finalmente, el tercer y más difícil obstáculo creo que ha sido la incertidumbre del futuro de la humanidad. Durante este tiempo, y al ver que cada día surge algo nuevo en todas partes del mundo, siento que el Covid-19 es muy alarmante, y me preocupa la situación en la que nos vayamos a encontrar en pocas semanas, si el virus no se logra controlar más de lo que ya se está intentando.

También te interesa: El amor en los tiempos de pandemia

Junto al apoyo social que se está creando más que nada a través de las redes sociales, las personas están haciendo más conciencia acerca de cómo cuidar de sí mismas, cómo mantenerse en casa sanas y salvas; pero lo más importante es que las personas se están uniendo para generar esperanzas y desear que pronto, todos salgamos de esto de una vez por todas.